El día 29 de Octubre de mil novecientos setenta y siete, el Gobierno del Estado de Sonora, inspirándose en el ideal revolucionario de incrementar la producción agrícola mediante el trabajo de los campesinos, inauguró en este lugar, donde antes existiera el Centro Experimental Agrícola del Valle del Yaqui, la Escuela Superior de Gerentes Ejidales. 

Nace esta institución como una respuesta a las demandas de la clase campesina, que emergen tímidas del trasfondo histórico de la Conquista, se vuelven gritos de protesta durante la colonia, estallan en brotes de libertad en la Insurgencia y se convierten en fuerzas arrolladoras con la revolución. Tal es la prosapia de la Escuela Superior de Gerentes Ejidales de Sonora que a partir de este día, será símbolo de la justicia social en el campo mexicano.

La historia de México más acentuadamente desde la independencia, es una historia en torno de la tenencia de la tierra. Así lo manifiestan ya, en los albores del Movimiento Insurgente, las proclamas y edictos de los libertadores Miguel Hidalgo y Costilla y José María Morelos. Un siglo después, esta misma bandera agrarista fue levantada por la masa campesina, que protestaba contra la explotación del hombre bajo un sistema feudal que le negaba sus derechos a la posesión de la tierra.

Al triunfo de la lucha revolucionaria, el congreso constituyente de 1917 restauró tales derechos de los hombres del campo, creando el ejido y la pequeña propiedad. Estas formas de tenencia fueron concebidas por la Revolución Mexicana obedeciendo a la necesidad que tenía la Nación de aumentar la producción en el agro, menguada, por cierto por la vieja hacienda del Porfiriato.

El Ejido, desde entonces, viene padeciendo los efectos de una minusvalía productiva, víctima de la ignorancia, del paternalismo y de la marginación educativa. El conocimiento de las técnicas modernas de la administración empresarial no llega todavía al campesino, y aún está por escribirse este importante capítulo de la lucha social en el ámbito de la Nación.


Con la creación de esta Escuela Superior de Gerentes Ejidales, los gobiernos de Sonora y de la República dan le primer paso en al incorporación del ejido al sistema d reproducción nacional, poniendo a disposición de las comunidades campesinas de las recursos educativos par ala formación de sus hijos en la eficiente y adecuada administración de empresas agropecuarias.

Hacemos un llamamiento a los alumnos de esta nueva institución, nacida como un organismo integrado en sus métodos de trabajo a la propia comunidad ejidal, para que, bajo cualquier circunstancia, sepan guardar fidelidad a los principios que le dieron origen.

Al ponerla en sus manos, Sonora espera de ellos que, con los conocimientos y técnicas adquiridas en sus aulas, contribuyan al enriquecimiento alimentario de México. Los pueblos productores de alimentos -y no de armamento destructivo – son ya en el presente, y más, justificadamente en el futuro, los que decidieron sobre las grandes cuestiones internacionales. Esta habrá de ser la mística que oriente las acciones de los alumnos y maestros de la Escuela Superior de Gerentes Ejidales, que hoy abre sus puertas a la juventud campesina.

El día 29 de Octubre de 1977, la Escuela Superior de Gerentes Ejidales, inició su vida Institucional con 47 jóvenes estudiantes, contando con la presencia del Lic. Alejandro Carrillo Marcor Gobernador Constitucional, del Estado de Sonora, del Sr. Ignacio Gaxiola Corral, Presidente Municipal de Bácum, Dr. Oscar Russo Vogel, Presidente Municipal de Cajeme, Dr. Ronaldo D’Lassé Macías, Director General de Educación Tecnológica Agropecuaria y del Ing. Netzahualcóyotl Pablos Méndez, Director Fundador.

Es en Febrero de 1978 a escasos 4 meses de su fundación, que la Escuela Superior de Gerentes Ejidales, se transformó en el Instituto Tecnológico Agropecuario No. 21 (ITA 21), al incorporarse a la Dirección General de Educación Tecnológica Agropecuaria, logrando egresar en la primera generación 37 Ingenieros en Administración Agropecuaria, el 17 de junio de 1981.

Y es con motivo de la reestructuración de la Subsecretaría de Educación Pública en los niveles de Educación Media Superior y Superior, que ITA 21 para a depender administrativamente de la Dirección General de Educación  Superior Tecnológica, convirtiéndose  a partir de Octubre de 2005, en el Instituto Tecnológico del Valle del Yaqui.